Aquí i ara només lletres...

dimecres, 21 de desembre de 2016

La recerca del coneixement


Potser cercar el coneixement en realitat és l’anhel de veritat, saber qui som, què fem en aquest món  i què ens espera en el temps, més enllà dels anys...

Quan una persona fa una cerca emprèn un camí, s’equivoca sovint, a vegades s’atura o tira enrere i torna a començar... fins que arriba a saber allò que està buscant, veritat, constatació, senzillament coneixement...

Jo vull anar a les coses mateixes, admeten que moltes d’elles són ben complexes, però hi ha una crida fonda en mi , una mena de set de saber insondable...

Tu,

Em sento en deute d’una mancança conscient, sé molt poc de tu, pràcticament sóc una indigent intimista de la teva història, ni tant sols sé com et deus sentir ara, puc imaginar, puc fer estimacions intuïtives, hi ha coses que no es poden saber perquè no estan escrites enlloc, cap certesa, llavors...

Potser no és el més important, potser els humans ens obcequem massa en saber coses que no calen...en tot cas, formen part dels silencis de cadascú...i aquests han de romandre en l’esfera d’una matèria informativa intransferible...

T’estimo,

Cercar el teu ésser, és desxifrar part de la naturalesa que hi ha en mi, així, jo em sé més a través de coneix-se’t a tu...

L’amor que sento per tu, empenta el meu esperit pensador amb humilitat facultativa que reconeix els propis límits, però amb no menys fe, per cercar-te en un coneixement accessible...A través de la teva forma de mirar el món, n’aprendré  a veure’l jo també d’una altra manera. A través de com pensis tu les coses, jo les esbrinaré des d’un altre enfocament. A través de la interacció de sentiments i emocions, et sentiré jo a tu...

Escoltar el món

Has de saber que quan m’adreci a tu com a subjecte de coneixement, tindré el coratge de no suprimir cap pregunta, en la interpel·lació constant sobre aquest saber més, tant com comprendre que el veritable coneixement no està en el fi en si mateix, sinó en el sentit de tot plegat i crec, em portarà a una maduresa amablement modesta...

És clar que també s’ha de saber escoltar en el silenci de la contemplació, però per poder fer-ho, hauré d’estar més a prop...

dilluns, 19 de desembre de 2016

Una Literatura de Nobel...



Cuando cae el sol...

Amor a primera vista ;) 

Ambos están convencidos
de que los ha unido un sentimiento repentino.
Es hermosa esa seguridad,
pero la inseguridad es más hermosa.
Imaginan que como antes no se conocían
no había sucedido nada entre ellos.
Pero ¿qué decir de las calles, las escaleras, los pasillos
en los que hace tiempo podrían haberse cruzado...?
Me gustaría preguntarles
si no recuerdan
-quizá un encuentro frente a frente
alguna vez en una puerta giratoria,
o algún “lo siento”
o el sonido de “se ha equivocado” en el teléfono-,
pero conozco su respuesta.
No recuerdan.
Se sorprenderían
de saber que ya hace mucho tiempo
que la casualidad juega con ellos,
una casualidad no del todo preparada
para convertirse en su destino,
que los acercaba y alejaba,
que se interponía en su camino
y que conteniendo la risa
se apartaba a un lado.
Hubo signos, señales,
pero qué hacer si no eran comprensibles.
¿No habrá revoloteado
una hoja de un hombro a otro
hace tres años
o incluso el último martes?
Hubo algo perdido y encontrado.
Quién sabe si alguna pelota
en los matorrales de la infancia.
Hubo picaportes y timbres
en los que un tacto
se sobrepuso a otro tacto.
Maletas, una junto a otra, en una consigna.
Quizá una cierta noche el mismo sueño
desaparecido inmediatamente después de despertar.
Todo principio
no es mas que una continuación,

y el libro de los acontecimientos
se encuentra siempre abierto a la mitad.

De “Fin y principio” 1993
Wislawa Szymborska (1923)  Nació en Kórnik, Polonia 


dissabte, 17 de desembre de 2016

El deseo de amor…


Amar es el estímulo para encontrar la respuesta que estoy buscando en ti. 

Es lo que provoca el viaje...

Es mucho más filosófico que físico, descuida, aunque sin deseo de acariciar lo descubierto no  existe una verdadera sensación de plenitud.

Tal vez es esa sensación la que inconscientemente estoy buscando, porqué algo…en lo más profundo de mi ser, me dice que averiguarte va a completar mi existencia en un aspecto crucial para mi desarrollo como especie humana…y yo voy tras mi propio proceso de evolución.

Me gustaría conocerte mejor, en un marco de relaciones de lo posible, sin apriorismos culturales, ni categorías de género…

Verás, creo que todas las personas que se interrelacionan de algún modo se aman, en ese camino de compartir intereses comunes, ideas, deseos de futuro…La arquitectura siempre me atrajo, por su belleza creacionista de levantar de la nada, espacios también, idóneos para el encuentro. Esa es una de las cosas en las que invierto parte de mi tiempo, “construir” una cultura de encuentros, en cualquier espacio, en la que la diversidad es la premisa esencial para lograr la transferencia de conocimientos, saberes, experiencias, y que surjan nuevas sinergias de empoderamiento para hacer cosas diferentes… “Si buscas resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo” decía Einstein.

Quizás, parte de la crisis que padece este mundo de hoy, podría explicarse entre la sociedad líquida de Bauman y la fluidez del género de Butler. Podríamos considerar que el tiempo nos ofrece una oportunidad.

El conocimiento es un buen nexo de conexiones,  es el hub de la curiosidad  desde el que todo se mueve para ir hacia lo nuevo, lo no conocido, lo aún no visto.


Es el deseo de conocerte…