Aquí i ara només lletres...

dissabte, 17 de desembre de 2016

El deseo de amor…


Amar es el estímulo para encontrar la respuesta que estoy buscando en ti. 

Es lo que provoca el viaje...

Es mucho más filosófico que físico, descuida, aunque sin deseo de acariciar lo descubierto no  existe una verdadera sensación de plenitud.

Tal vez es esa sensación la que inconscientemente estoy buscando, porqué algo…en lo más profundo de mi ser, me dice que averiguarte va a completar mi existencia en un aspecto crucial para mi desarrollo como especie humana…y yo voy tras mi propio proceso de evolución.

Me gustaría conocerte mejor, en un marco de relaciones de lo posible, sin apriorismos culturales, ni categorías de género…

Verás, creo que todas las personas que se interrelacionan de algún modo se aman, en ese camino de compartir intereses comunes, ideas, deseos de futuro…La arquitectura siempre me atrajo, por su belleza creacionista de levantar de la nada, espacios también, idóneos para el encuentro. Esa es una de las cosas en las que invierto parte de mi tiempo, “construir” una cultura de encuentros, en cualquier espacio, en la que la diversidad es la premisa esencial para lograr la transferencia de conocimientos, saberes, experiencias, y que surjan nuevas sinergias de empoderamiento para hacer cosas diferentes… “Si buscas resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo” decía Einstein.

Quizás, parte de la crisis que padece este mundo de hoy, podría explicarse entre la sociedad líquida de Bauman y la fluidez del género de Butler. Podríamos considerar que el tiempo nos ofrece una oportunidad.

El conocimiento es un buen nexo de conexiones,  es el hub de la curiosidad  desde el que todo se mueve para ir hacia lo nuevo, lo no conocido, lo aún no visto.


Es el deseo de conocerte…