Aquí i ara només lletres...

diumenge, 28 de juliol de 2013

Tierra, disciplina ecológica

La frescura de un nuevo amanecer...

¡Ojalá que cambie el tiempo! Y la lluvia regenere todo otra vez... 

La tierra necesita un respiro, ella nunca se va de vacaciones, siempre está ahí. 
Padece nuestras imprudencias, las torturas por las que la hacemos pasar.

El hombre dictamina lo que es patrimonio y después, la naturaleza destructiva de ese mismo hombre lo convierte todo en cenizas de un paisaje que ya no volverá a ser el mismo, será otro, no el de aquella tierra que ahora agoniza vencida a la espera de que el viento amaine y el agua de mar o de lluvia, alivie sus heridas. La exponemos a riesgos constantemente, qué poco respeto, qué falta de consideración. 

Tal vez, bastaría con ser un poco más sensibles, románticos y contemplarla como si fuera una ser humana a la que amar para tomar conciencia de que su geografía es el cuerpo que nos emociona contemplar, rico, diverso, con vida...

Tierra, disciplina ecológica, regeneración esencial...