Aquí i ara només lletres...

dilluns, 18 de març de 2013

Power of Women. Crisis & Change


Mujeres en crisis
Las mujeres son mis personas preferidas, cada una posee un encanto particular y todas juntas, son el poder en la sombra…Creo que el equilibrio entre todas consiste en que cada una juegue el rol con el que se sienta más cómoda, más ella misma…

A veces, no hay quién nos entienda, me incluyo porqué yo también me sorprendo a mí misma de lo impredecible que puedo ser en circunstancias extraordinarias…

En ocasiones, un pequeño detalle nos conmueve, y otras, nada nos aparta de nuestros pensamientos, aunque a algunos les parezcan “mono temas… y a pesar de que ahí fuera se esté derrumbando el mundo que conocíamos para que otro tome su lugar, aunque no parece que vaya a ser mejor, solamente diferente…Pero siempre, siempre hay que tomar parte/partido, las mujeres no podemos seguir al margen de lo que ocurre, nos guste o no, somos protagonistas directas de lo que sucede a nuestro alrededor…

Hoy va de esto, de mujeres en crisis que me inspiran, las que me hacen pensar, las que influyen en mi forma de enfocar la vida, las que me inquietan con su forma de actuar que no comparto, las que contribuyen aportando algo nuevo en mi búsqueda de conocimiento y por qué no, también las que me enamoran por su manera de ser, originales, auténticas, perseverantes…casi heroínas de este tiempo en crisis. Y, una a una, ayudan a provocar ese cambio tan esperado, o al menos, un avance, si es que no es posible provocar un nuevo orden…Creo que en toda crisis existe la indisoluble formula del bien y el mal, según la cultura y las creencias que nos han inculcado…

En mi curiosa observación, constato que hay historias realmente espeluznantes, como intrigantes…y sorprendentes.

Por poner un ejemplo, estos días ha aparecido en los medios de comunicación el fenómeno de las “examantes delatoras”, todo un género de novela negra sobre la corrupción en todas sus dimensiones institucionales…que ha conmocionado, imagino que con mayor intensidad…a la opinión pública “masculina”. Son mujeres en crisis también.

El tema es mucho más serio y controvertido de lo que aparenta tras el felpudo…Para los que viven esa experiencia y no salen beneficiados de ella en absoluto, parece más bien un boomerang que se las devuelve…No quiero siquiera pensar en la cantidad de “amantes o examantes de políticos, empresarios y hombres influyentes” que ahora mismo estarán en crisis…Quizás, armas de mujer de doble filo…

Y sin despreciar a nadie, porque seguro que todo tiene una explicación, una causa efecto…a mí me inspiran más respeto las historias de mujeres en crisis que aportan algo…que nos maravillan, que impulsan cambios importantes para tod@s...

Si tuviera que apostar en tiempos de crisis por alguien para liderar un proceso de regeneración, de superación hacia algo realmente innovador, siempre lo haría por un personaje femenino…No por cualquier mujer, eso creo que ha quedado claro. Una realmente dispuesta a comprometerse, a defendernos a tod@s y a todos por igual, alguien capaz de dar una lección de humanidad y sentido común a este mundo...No considero que sea una ingenuidad albergar esperanza. Estoy despierta. No sé si existe, pero yo aún la busco…Lo que sí sé es que hoy no conozco ningún dirigente masculino comprometido en la tan necesaria y urgente tarea de equilibrar de verdad la balanza hacia una plena igualdad. A lo sumo, frases virales de artificialidad, malas copias o tomas falsas de una realidad que les supera minuto a minuto.

Una mujer líder, hoy es también una mujer en crisis, lo sé bien… Las mujeres solemos tener más fortaleza para sobrevivir frente a las adversidades…Supongo que es nuestra naturaleza, desgraciadamente revestida de siglos de desigualdad, un legado nada agradable que se ha traspasado de generación en generación…

Todos mis antepasado femeninos, igual que el de otras mujeres que conozco, en algún momento dado se convirtieron en “mujeres en pie de “guerra” frente a la crisis que les tocó vivir, y nosotras hemos tenido que soportar el peso de demasiadas crisis a lo largo de la historia de nuestra civilización…Digo guerra como actitud combativa para abordar la situación de conflicto, problemática con o sin recursos disponibles…y luchar y luchar sin desfallecer hasta lograr salir adelante…

En otros tiempos, frente a la pobreza y miserias, las mujeres eran las que sacaban a flote a sus familias, haciendo doble o triple jornada si era preciso. Trabajo duro, alma y moralidad del núcleo familiar. Toda una lección de ciudadanía en el arte de las humanidades…Creo que debe ser por ello que así se ganaron el concepto de “el sexo fuerte” de la especie humana…No es una vindicación feminista, ésta, es una verdad contrastable y demostrable…Aún hoy se conserva este espíritu, aunque las más jóvenes ya siguen otras pautas, otras modas…y cuesta referenciarlas de historia.

Otro de los fenómenos que cada vez es más visible en nuestro tiempo es el de las mujeres “misóginas”. Mujeres en crisis que pueden llegar a ser muy lesivas a la lucha feminista, por los derechos de tod@s las mujeres…  Mi abuela decía que para caminar por el mundo hay que saber un poco de todo, del mismo modo que hay que saber identificar a esas mujeres que odian a otras mujeres. Machistas por descarte en su incapacidad de entenderse con sus acólitas de género, y suele ir acompañado del ser enemigas de a quién consideran competencia, envidian o sienten celos, sentimientos muy primitivos que asaltan hasta a las más ilustradas…Se ha demostrado que la educación y la inteligencia no son antídotos contra esta lacra de género… Todo ello fraguado en un mar introspectivo de propias inseguridades, indefiniciones y  complejos…camuflado en un envoltorio de soberbia e indiferencia insufribles. Una definición que a simple vista parece muy severa, pero que en realidad para quienes la sufren, no es nada comparado con llegar al origen de su mal, un documento no clasificado de los de top secret…¡¡Cuidado con ellas!! No obstante, yo pienso que siempre hay elección, siempre podemos elegir cómo queremos ser…

Afortunadamente, hay otros modelos, mujeres realmente ejemplares, solidarias y comprometidas, filántropas, por afinidades, por justicia, por pura y llana empatía y colaboración de grupo para avanzar. Discretas o reconocidas públicamente, se ganan cada día su propio prestigio siendo ellas mismas, desarrollando su carácter con orgullo y perseverancia. Quizás sean conscientes de lo importante que es su ejemplo para otras, en esa misión siempre difícil para nosotras de abrir vía, ser pioneras, transgresoras, osadas, frente a un sistema claramente machista…

Hay un viejo dicho que asegura “Una mujer inteligente vale por tres hombres que dicen serlo…” La verdad es que no me he puesto a comprobarlo, temo que sea así… No pretendo ridiculizar a todos los hombres de este planeta, sin embargo me pregunto, esos que no son machistas ¿Por qué no se unieron e hicieron algo para luchar con nosotras y ganar la batalla de la igualdad para todos…? Mucho ruido y pocas nueves, buenas palabras y nada más… No se trata de contraponer hombres y mujeres como opuestos, son distintos por infinidad de características pero nadie dijo que estuvieran destinados a no entenderse o a que los hombres en general, creasen un sistema hecho a su imagen y semejanza, a su medida, obviando a los mujeres de su cosmovisión de cómo debía estructurarse todo, la sociedad, las relaciones, las estructuras de poder, el patrimonio, el trabajo, la economía, la educación…La realidad es la que es, negarla es renunciar a ella…

En nuestra sociedad el poder se simboliza con un icono masculino, la justicia con uno  femenina, pero los tribunales con poder para legislar, juzgar, suelen estar compuestos por muchos más hombres que mujeres… ¿Qué crees que significa eso? La constitución, asombrosamente es un término femenino, ni una sola mujer participo en su creación en nuestro país, es más, a los que sí participaron, se les considera “los padres”…luego no hay madres a la vista…aunque sí muy buenas magistradas, absolutamente invisibilizadas…

Por eso, las mujeres combativas, activistas sociales, accionistas de esa vieja idea de la lucha por los derechos y las libertades contra los poderosos, son las mujeres en crisis que más me inspiran. Creo que ellas tienen un poder que aún no se acaban de creer. Es el resultado de la ecuación “Crisi & Change” “opresión  vs cambio” en tiempos de crisis…Ese tipo de coraje para decir con las palabras precisas lo que sucede, lo que se exige y de paso, dejar bien alto el altar de la moralidad y la ética allí donde conviene recordarlo, pues algunos de los representantes del pueblo parecen estar muy lejos de desempeñar con honorabilidad su función…El beneficio que se obtiene de esta transacción de sinergias solidarias es la satisfacción de conseguir mejoras colectivas que trasforman la situación de personas desesperadas, con necesidades de urgencia…Tal como se plantea hoy el panorama, nunca mejor expresado…salvar vidas.

En fin, todas ellas, mujeres en crisis….Intentar ponerse en su lugar para comprender mejor sus causas, sus motivaciones, sus luchas interiores, sin duda es un buen ejercicio para la reflexión…

Aún y así, nada comparable con la realidad de otras…En algunos lugares del mundo, hoy la vida de una mujer tiene un precio y vale menos que la de un hombre…El mundo “civilizado” lo consiente, y desde un cinismo sin complejos nos dicen que es su cultura y que hay que respetarlo…A mí me parece esclavitud, o sea no-justicia. La crisis de esas mujeres, no me imagino cómo debe ser…

En todo caso, si estás en crisis “Piensa en mí”