Aquí i ara només lletres...

dimarts, 4 de desembre de 2012

#Política. La utopía sirve para caminar...


Ir más allá...


Me pregunto… ¿Qué faceta humana es la que más nos destruye en estos momentos?

El conformismo, la aceptación de la realidad como un destino y no como un desafío que nos invita al cambio, a resistir, a rebelarnos, a imaginar en lugar de vivir el futuro como una idea difusa, repleta de inseguridades aparentemente insalvables…

Ahora que el “aparato” está roto, desgarrado por la erosión de la crisis sería conveniente caminar hacia la tercera revolución, la de un movimiento horizontal, permeable, la de una ideología del respeto y la diversidad, la de una grandeza solidaria que no está en los hechos espectaculares, sino en la vida cotidiana, la de una actitud receptiva, curiosa que se abre a lo diferente. La de una cultura distributiva, diversificada y no concéntrica. Es ese dinamismo de “En Betta permanente”, conocer, experimentar, contrastar, ajustar, compartir, innovar, evolucionar, y no parar…Ir a más, estar con más, sentir más, darse a más…

Caminar…Sin imitar a nadie, sin aspirar a lo imposible, sino a lo contrario, concentrarnos en lo que de tan posible que es, se nos escapa. El presente (ya el surrealismo descubrió que lo más insólito es lo cotidiano) Vivir el presente recuperando la “novedad existencial de todo lo que ocurre a nuestro alrededor” Oír las voces, ver las señales, sentir la atmósfera, palpar la realidad que está ahí fuera y de la que también formamos parte. Pero antes, debemos ser capaces de ser libres desde dentro. Libre es el que es capaz todavía de elegir la defensa de su dignidad, de su originalidad y por qué no también de su genialidad...en un espacio donde, quieras o no, en algún momento tendrás que tomar partido. La experiencia del pasado nos ha dado una lección sobre nuestra propia caja de pandora…Interpretar su contenido debería ser  “el motivo” suficiente para desear hacer algo distinto…

Caminar en el afuera… siendo coherentes y consecuentes en nuestro ir a, pues hay que fijar un horizonte, aunque ahora sólo sea un genérico….Como en todo viaje hay que ir evaluando. Hacer el ejercicio analítico de más que saber cómo se suceden los acontecimientos, preguntarnos qué significan…

Releer es otra de las acciones que podemos hacer mientras caminamos…Releer lo escrito, retomar temas aún no resueltos y buscar otros enfoques, pues seguramente tenemos que ser nosotros los que nos movamos de posición para encontrar un encaje diferente, más acorde con las nuevas demandas, y sin olvidar qué es lo importante atrapados por lo urgente y necesario.

Debe ser un camino nuevo en el que todos aprendemos y aportamos algo, y sin ánimo de afligir a nadie, sin miedos, pero sí con la confianza de superar los límites, de aquí que avancemos.

Nuestra declaración ha de provocar la reacción, ha de zarandear las conductas, ha de seducir a otros a participar, ha de mover los sentimientos y las ideas y facilitar el encuentro con las personas, entre iguales… hay que estresar a los aliados con acción y proposición y acotar a fondo a los enemigos que nos quieren desmantelar el sistema...

Y si algo hay que de-construir, es la depresión, el estancamiento, la apatía, la desolación, la desmotivación, el descontento, la desidia…

Y si algo hay que combatir, es el sectarismo, la resistencia al cambio, la indiferencia, la superficialidad, la instrumentalización partidaria.

Hay esperanza, hay alternativa, pero depende de la pasión de cada uno y de lo que esté dispuesto a arriesgar.