Aquí i ara només lletres...

diumenge, 9 de desembre de 2012

La vida es lo importante...

Hoy nada de citas recurrentes. Sólo la vida, tal como yo la percibo.

Vivo un tiempo cargado de emociones, unas buenas y otras no tanto, pero todas me hacen sentir que estoy viva. Quizás esta mediana edad es la que me da cierta perspectiva. Ya no me enojo como antes, ahora relativizo a menudo para no perder mi sonrisa que es uno de mis grandes tesoros... No quiero perder la risa, ni la alegría que hay en despertar cada día con la ilusión renovada.

Las gentes de este mundo parecemos haber perdido el auténtico sentido de por qué existimos. No es para trabajar sin descanso y luego, más y más y mucho más, porque nunca se tiene bastante... ¡Nooooo! Los que hacen eso, seguramente es porque se han negado a vivir la vida.

Tampoco es aquello de estar siempre tras una causa noble, superior que se dice... hay tiempos que deberían ser más pequeños para esas cosas... y hacer más anchos otros... Porque la vida no espera, pasa sin que te des cuenta y eso es lo importante de verdad. Y sin nuestra vida ¿Qué somos? Ahí es a donde quería llegar.

¿Que sería la vida sin mi? Una, genérica y universal. Estaría exenta de detalles particulares y perdería toda singularidad para convertirse en un molde perfecto para hacer miles, de millones de vidas iguales...

Yo quiero sólo la mía, esa que me pertenece, esa que comparto sólo con quien me apetece. Y quiero cuidarla hasta que ya no pueda más.... hasta que sea tan viejita que ya no me acuerde de las jugadas de ajedrez...



Ahora he encontrado mi pedacito de cielo, ese momento dulce en el que percibo las cosas con otro sabor y respiro un aire fresco, amable y ligero como el viento de principios de enero que me ha hecho pensar en mi vida y en el valor que posee mi tiempo para disfrutarla con quien yo quiera.

No voy a quedarme quieta y dejar que escape, porque sé que ésta es exactamente la que quiero vivir ahora, hasta donde quiera que me lleve. ¡Ojala! que nunca se acabe, pero ya sabéis que hay una finitud. Bueno, pues por mi que sea hasta el fin de mis días....Esa es la vida que quiero vivir y no otra.

Vale, hasta aquí, todo más claro ¿No? Pero hay una cuestión importante a la que me gustaría darle algunas vueltas...

La libertad. Esa ilusión de pensar que todo lo decidimos nosotros mismos como si en verdad fuéramos dueños de nuestro destino. En cierto modo así es, para que nos vamos a engañar...Yo soy un ser pensante, luego existo, luego decido y no en otro orden. Estoy convencida de que esa es la clarividencia de nuestra ciencia muy en resumidas cuentas, claro....

La libertad es necesaria, hay que respetar los espacios de cada cual, sus momentos en solitario, pues claro que sí, eso también es vida plena, forma parte de lo que yo llamo, el conjunto, el adn encadenado en el que cada parte es el todo en sí mismo. Y ahora viene cuando, contra todo pronóstico, digo aquello de que uno + uno es uno y no dos. Quien no lo sepa entender es que ha de comenzar a vivir ya ... porque el tiempo pasa en un tic tac.

A lo que iba, ¿Qué tiene que ver la liberta y el uno + uno? Pues todo...Aquí lo dejo, resolver vosotros mismo vuestra propia incógnita que la mía ya la he averiguado y se ha convertido en una ecuación elevada a una exponente más alta, la vida imaginada que convertiré en realizable, si ella quiere...