Aquí i ara només lletres...

dilluns, 10 de desembre de 2012

La fresa

Mejor al natural...¿No?

La fresa es mi fruto silvestre preferido…

Me encanta bañarla en un mar de cava durante unos minutos y metérmela en la boca, juguetear con mi lengua con ella, chuparla suavemente antes de mordisquearla….Y cuando se deshace en mi paladar, es una catarsis….

Su néctar ejerce un efecto revitalizador que se percibe de inmediato, basta con ver la dimensión de mis pupilas visiblemente dilatadas... 

La fresa es pura adrenalina…una auténtica tentación, irresistible…Y su sabor, es incomparable… su mezcla de acidez con cierto toque dulce, es una combinación de una intensidad extraordinaria, una extravagancia de la naturaleza...pero esa es la que me gusta y no, ninguna otra...

A veces, troceo unas cuantas y las empapo con un poco de zumo de naranja natural. La sensación es extremadamente placentera, tan sana y ligera que es como el caprichoso anhelo de encontrar un momento de intimidad y dejarse llevar sin pensar en nada más...

Y es que la fresa es especial, tan roja, tan ella, que parece poseer el elixir de la vida misma…Es atrayente, jugosa, rica en vitaminas. 
Lo que más me gusta es que no cae de ningún árbol…. ella está bien arraiga a la tierra, y brota prácticamente sola… Cuando la ves en un postre, allí, tan quieta…como si fuera una estrella fugaz a punto de escapar, es lo primero que quieres coger para vivir ese diminuto instante de placer que provoca su tacto en la textura de unos labios ansiosos de tenerla, y que dure toda una eternidad...