Aquí i ara només lletres...

divendres, 2 de setembre de 2011

Emprender. Tendencias Poliédricas.

Todo un universo por explorar
La crisis, provocadora de nuevas tendencias

Me abstraigo por unas cuantas horas del ruido mediático, de la impronta efervescencia de las urgencias, de la doliente desconfianza social en unos momentos críticos, del tacticismo político de bajo relieve y de la expectante observación de los mercados. No es fácil, pero consigo desconectarme para practicar la reflexión serena y pensar, repensar!!. Desde este espacio de tranquilidad aparece nítida como el agua cristalina una gran verdad, en realidad nadie sabe con certeza cuál es el camino correcto, pero lo que está claro, es que hay que tomar uno y decidir. Nadie tiene la absoluta certeza de cómo estaremos de aquí a un mes, tres o un año. Pero el país no puede esperar, para bien o para mal, es objeto de muchas miradas, unas en lo económico, otras en lo político y otras en lo social, y todo ello en perspectiva poliédrica.

Aquí está la primera tendencia que comienza a visualizarse, la dimensión de los problemas tiene múltiples caras o realidades, son a escala global y se han de abordar mediante los mecanismos e instituciones que pueden intervenir.

Por necesidad a por la oportunidad

Ante la falta de reactivación económica, frente a un modelo generador de riqueza que necesita de una profunda refutación, se dice que el país necesita más personas que apuesten por la creación de empresas, teniendo en cuenta una perspectiva poliédrica, esto es, que sean capaces de interpretar la diversidad de caras de la economía para explorar nuevas fuentes de negocio y productividad con un marcado carácter de innovación. Aquí tenemos la segunda tendencia, conocer mejor la diversidad económica del país y su potencial para ayudar a estimular una mayor actividad empresarial que a su vez, alienten la creación de nuevos empleos. Todo ha de sumar en la creación de una red amplia de productividad que sea sostenible y coherente desde el punto de vista social.

 
La crisis posee su reverso positivo, la oportunidad, y si la necesidad aprieta, emprender casi se convierte en una opción forzosa que debe ir acompañada de incentivos adecuados para que quien se arriesgue y tenga éxito reciba el Imput adecuado, y al que fracase, no se le de por perdido y se le den más oportunidades para que al final lo consiga, porque su triunfo, lo es también del país que va creciendo. Esta es la visión de “juego en equipo”.

El Ranking y la obligada revisión

Recordemos que emprender es una aventura a priori, más estimulante, sí, pero mucho menos segura que una plaza de funcionario o un salario base. La persona que emprende, invierte sus ahorros, y se expone a unas reglas de mercado y de responsabilidades fiscales con cuotas excesivas a un precio muy alto. Apenas dispone de capital riesgo suficiente para sufragar sus perdidas durante un tiempo razonable. Estas son algunas de las desventajas que cabría convertir en nuevas propuestas para mejorar las posibilidades, ya no de incentivar su negocio, sino de mantenerlo en épocas flacas.

 
El Ranking referencial. Según el informe GEM, que observa la actividad emprendedora en España, seguimos estando por debajo de la media de países de nuestro entorno económico. Y desgraciadamente, como consecuencia de la crisis, todavía hay menos personas que han optado por el autoempleo. Según los indicadores del GEM, la tasa disminuye del 5,1% en 2009 al 4,3% en 2010. Por tanto, no parece que nuestro país “despegue” en esta opción empresarial. Deberíamos tomar ejemplo de otras sociedades que sí han apostado fuerte en fomentar un país de emprendedores como es el caso de estadounidenses, australianos e islandeses, que se han convertido en los más emprendedores del planeta.

Pienso que si se crease una propuesta más razonable y ajustada a la realidad para ayudar a las personas emprendedoras, sobre todo estoy pensando en la franja entre 25-40 años, aquí, podríamos tener una salida a muchos problemas actuales.

Si cruzamos los datos del GEM con los de Población Activa, se ve la “foto estática”, es decir, dónde tenemos paralizado nuestro potencial de posibles “activos” y de personas “emprendedores”.

El dato de la Encuesta de Población Activa del segundo trimestre, publicada el 29 de julio, confirmó un nuevo descenso de la ocupación en este colectivo, siendo los más castigados los que están en la franja de los 16 a los 24 años-pero también la más propensa al emprendimiento y quienes más se arriesgan con edades comprendidas entre 25 y 34 años, seguidos de los de 34 a 44 años, según el mismo informe GEM.

Asimismo, otros indicadores nos están mostrando un cambio de tendencia hacia formulas de contratación que de forma “inconsciente” están poniendo en práctica la filosofía “poliédrica”. Aquí está la tercera tendencia. Es decir, las empresas están experimentando nuevos sistemas de contratación, diversificando la contratación por especialización, subcontratando servicios externos en función de sus mercados y líneas de negocio, en un camino cada vez más avocado a deshacerse de los llamados fijos y contratar a profesionales freelance para trabajos muy concretos y de duración también específicamente determinada.

La burocracia y la financiación, la clave para un buen comienzo.

Está demostrado que tal y como están las cosas ahora, el sistema no nos lo pone nada fácil, a las personas emprendedoras.

El dato. Según el informe Doing Business 2011, del Banco Mundial, en España necesitamos una media de 47 días y 10 trámites para crear un negocio. En los demás países de la OCDE, en 13,6 días y 10 trámites lo consiguen.

 

Es un obstáculo absurdo mantener un protocolo burocrático de estas características. La e-administración debería ser una realidad virtual transversalmente poliédrica, ágil y rápida para este tipo de trámites. Y aquí tenemos la cuarta y última tendencia.

Estamos desestimando el gran potencial resolutivo del uso de las tic’s. Deberíamos estar ya inmersos en la sociedad en red de la que tanto hablamos sobre papel, a través de Internet y que funcionase desde la perspectiva poliédrica, múltiples realidades (servios, trámites, información, bases de datos, formularios, pagos digitalizados, etc....) que se interrelacionan de forma transversal para facilitar una comunicación e interacción más eficiente y satisfactoria para todos.

El business angels un modelo de financiación para las Pymes

La financiación es la base de todo negocio. No es suficiente con tener una idea estructurada de lo que quieres construir, si no hay capital para comenzar, no hay empresa, no hay negocio, no hay salida.

 

Las personas emprendedoras tiran de sus ahorros para no tener que pedir créditos, bueno, eso era antes, porqué ahora ya es muy complicado que te concedan un crédito en un banco, a menos que tengas un aval patrimonial o un paraguas económico que lo refrende.

Quizás por ello la gente comienza a acudir a la banca ética, como alternativa a un modelo de financiación menos asfixiante y razonable con un carácter social. Esta es una posibilidad, aunque aún no está muy extendida. Más allá de esta opción, se conocen pocas alternativas.

Sin embargo, en otros países hay más mecanismos como los business angels o el mercado de capitales para pymes, entre otros, pero aquí pese a que existe mucha información no parace que haya demasiado movimiento y están poco desarrollados. Esta es otra de las cuestiones que se deberían abordar y plantear propuestas.