Aquí i ara només lletres...

dimarts, 27 de setembre de 2011

El líder, un objetivo y una táctica.

Ser el líder implica el mayor esfuerzo,
 a veces hay que tirar de los demás...
La construcción de la imagen de los líderes en publicidad es uno de los aspectos que más me fascinan en este sector. ¿Cómo se hace un líder? ¿Todos llevamos dentro a un líder en potencia? Reconozco que no tengo las respuestas, pero parece que Juan Campmany presidente de DDB España sí, pues posee una larga experiencia.

La voz de Campmany, el Publicista, un experto en construir "las imágenes" de conocidos políticos, como Zapatero, Pujol o el mismísimo Maragall, se alza de nuevo y nos habla...

Y nos recuerda Campmany...

«El líder debe ser como el flautista de Hamelín: ha de tener un objetivo y una táctica para conseguirlo»

Los viejos líderes...marcaron una referencia.

Winston Churchill, Konrad Adenauer, Charles de Gaulle... fueron políticos que marcaron una época. Con sus discursos y sus acciones embelesaron a todo un pueblo que no sabía hacia dónde caminar y que decidió depositar en ellos sus perspectivas de futuro. ¿Un incierto devenir está frenando la aparición de políticos como ellos?

Prosigo con la entrevista que le realizan en el diario digital Expansión y añado algunos comentarios...

¿Cantera de líderes?
El empresario lleva cincuenta años en el ámbito de la publicidad, periodo en el que ha trabajado para expresidentes de la Generalitat como Jordi Pujol y Pasqual Maragall. ¿Dónde están los líderes del siglo XXI? Campmany admite que la hiperaceleración del momento ha podido quemar a muchos candidatos a liderarnos en el actual contexto económico, y recurre a un símil futbolístico para explicar el porqué: «Si el primer día que sale a jugar, le das la responsabilidad de tirar el penalti y falla, este hombre jamás será ya un líder». (Eso me recuerda que hay algunos que ya no pueden ni asomarse a la portería...)
El publicitario repudia el tacticismo político que niega las reformas estructurales por el miedo a perder unas elecciones que están a la vuelta de la esquina; temor que, opina, fomenta el recelo del colectivo a confiar en alguien. «No son capaces de asumir –matiza– que tendrán gente a favor, pero también en contra». (Hay que saber lidiar con todos y en cualquier circunstancia...)
En su opinión, vivimos «una verdadera crisis de liderazgo mundial», que bien podría estar fomentando el individualismo en las sociedades modernas. «La gente piensa en ella porque no hay liderazgos claros», atribuye. «Es el momento ideal para que aparezcan; vivimos una situación no aceptada por la gente que demanda un cambio», explica. (Eso estaba pensando yo justamente...)
Campmany quiere acabar con el manido tópico de que se puede crear un líder de la nada, y asegura: «Es fabricable en un 30%, el 70% son capacidades innatas». Eso sí, «aunque a veces sea difícil, nada es imposible de vender». (Así que y en resumidas cuentas...todo es posible ¿no?)
La falta de líderes políticos contrasta con la buena salud de la que goza el tejido empresarial en este sentido. Preguntado por quién encarna mejor los atributos de un líder en el sector bancario, Campmany no titubea: Emilio Botín. «Él es carismático; el resto son buenos gestores, pero no gozan de estos atributos», retrata. (Por eso hay que marcar perfil propio distinción y diferencia)
Junto al nombre de Botín aparecen otros grandes empresarios, como Amancio Ortega y Steve Jobs. Ambos decidieron hace escasos meses ceder el control de la gestión en las empresas que fundaron. Campmany no entra a valorar sobre cómo se han producido estos relevos, pero alerta: «En cualquier empresa hay un líder y, cuando no aparece, ésta se resiente hasta que otra persona no coge el testigo». (Esto es de una lógica aplastante, lo malo es cuando no se hacen los deberes y no se da cancha a la cantera que sí podría liderar los nuevos tiempos)
Dónde manda España...


El empresario admite no tener la fórmula para que España salga de la crisis, pero sí pone luz a aquellos sectores que deben potenciarse. «No tenemos un posicionamiento claro como país más allá del turismo; hay que seguir siendo líderes en este sector, pero necesitamos algo más», asevera. (Pues no será por sectores en los que ya hemos demostrado que marcamos referencia...Innovación, Renovables, Producción Cultural, Investigació Científica, Producción Aeroespacial, etc)
«El vino, el aceite... tenemos fortalezas que no se están aprovechando», (Me complace.. veo que yo al menos voy bien...) resume. Además, «contamos con múltiples fábricas de coches por España, pero ¡no vendemos que somos un país industrial!». (Vaya, precisamente ahora que algunos quieren vaciar de contenido el suelo industrial...) En su opinión, «no hay un liderazgo en el sector para ponernos como país puntero en el sector de la automoción».
Y para muestra un ejemplo, de eso tan especial que es la construcción de la imagen...una Publicidad Inteligente y empática que llega al público.