Aquí i ara només lletres...

dimecres, 18 de maig de 2011

Barcelona, imposible resistirse…

Barcelona es una ciudad cada vez más interesante…atractiva, inteligente y heterogénea, es la ciudad de los lenguajes…de los colores.... Esta ciudad tan singular, no es de extrañar que despierte pasiones, que la deseen conquistar hasta los foraster@s que casi ni la conocen.

Pero esa belleza y su equilibrio están en juego. Quiero pensar que pase, lo que pase, el domingo, no la perderemos porque nos gusta mucho como es. En su alcalde tenemos una muestra clara de lo que significa ser un fiel enamorado de esta ciudad. Me fío más de una persona, de un político que sabe expresar lo que ama, lo que respeta, y como transmitir ese sentimiento sincero sin complejos que de alguien gris, apagado y disperso que defiende unos intereses corporativos desde la frialdad y la distancia.

Y es que Barcelona es una ciudad tan especial que atrae la curiosidad de cualquiera. Posee esa cosa inexplicable que se percibe cuando paseas por sus calles que no sabes cómo definir, es calor humano, es positivismo, genialidad, es simpatía… y sabes que es exactamente el lugar en el que quieres estar, sí.

Es mucho más que cosmopolita, es “altermundista” y en esta ocasión voy a definir este término a mi manera, esto es, una ciudad de ciudades del mundo, en la que convergen a la vez, todos los mundos posibles… Supongo que la brisa de mar y montaña del Mediterráneo y su encantadora urbanidad le dan ese aire de europea y global que la hace tan irresistible.

Y como yo siempre intento ir más allá y profundizar en los orígenes…debo decir que Barcelona tiene tres hermanas, más o menos de la misma edad. Cada una con su propia personalidad. Las cuatro juntas son imparables y provocan una auténtica eclosión, una expansión de energía que alimenta el avance deseado a otra dimensión, a otro estadio y así, van salteando las dificultades en el tiempo.

No son ciudades perfectas porqué ninguna lo es, pero éstas quieren cambiar, buscan la calidad para dárselo todo a las personas que acogen, que viven en ellas.

Son ciudades abiertas que se dejan acariciar por otras culturas y no tienen miedo a sentir el roce de una realidad diversa en las mezclas.

Son conscientes que se han de adaptar constantemente y modernizarse, innovar, pulir esos pequeños detalles del día a día en la convivencia que a la gente le importan tanto.

Son más que paisajes edificados, sus arquitecturas que llevan dibujado en sus fachadas el rostro de las mentes que las imaginaron y después las diseñaron con ilusión y desafío.

Son ciudades en las que se respira libertad, tolerancia, cultura, progreso y la hospitalidad de sus gentes.Y en estos días, también son ciudades en las que la gente se manifiesta abiertamente...y lo hace de formas diferentes, mediante acampadas...que deberían ser consentidas, pues la ciudadanía, tanto si está contenta como si está disgustada, tiene derecho a expresarse en los espacios públicos que son de tod@s...Además, si se permitió en las reivindicaciones del 0,7 ¿Por qué no ahora cuando se tienen igualmente razones de peso..?

Son el signo positivo que se detecta en la sonrisa de su vecindad y es que entre ellas se ayudan… y siempre que hay problemas concurren unidas para defender a su ciudadanía.

Yo creo, sinceramente que deben permanecer juntas en ese emocionante destino de darlo todo por quienes les importan para que puedan construir un futuro lleno de vida en ellas y hacer realidad el sueño de millones de personas.

Se me ocurre lanzar una pregunta. La cuestión ahora es…

¿Qué estás dispuest@ tú a hacer por ellas?

No, no me lo digas…y

¡Da voz a tu pensamiento en la urna del domingo 22m@pls!