Aquí i ara només lletres...

dilluns, 11 d’abril de 2011

Buscando el espíritu de este tiempo de crisis...

Son las ocho de la mañana…Camino por las calles de la ciudad, hoy es lunes, es el día de inicio de la semana, que amable definición. Hoy puede que descubra algo nuevo, pero no sin antes aventurarme y explorar por mi misma la realidad que está ahí fuera.

Voy en busca de una idea abstracta, reconocer en los rostros de la gente, el espíritu de este tiempo que nos toca vivir de crisis y recortes sociales. Hoy he decidido que iré caminando a todas partes, o en transporte público.

Mientras camino a primera hora de la mañana, me cruzo con individuos diversos y se percibe en muchos de ellos la acritud en sus rostros, serios, silenciosos…

Me voy directa a la oficina del Inem más próxima. Ahí seguro que encuentro algunas de las percepciones que busco. En la cola del paro esperando su turno veo a varios de mis amigos que han perdido su trabajo. Intento darles aliento, pero están demasiado hundidos… desesperados. Las empresas les echaron a la calle de un día para otro. Algunos que son autónomos vienen a ver si podrán cobrar una prestación social porque se han quedado sin nada, pero no está claro aún…Su léxico es agridulce y se les ve claramente preocupados por sus familias, por lo que será de ellos si no encuentran pronto un nuevo trabajo o clientes a los que prestar sus servicios.

Continúo mi ruta, ahora me muevo en transporte público. La frustración que desprenden las palabras, es una tónica constante en los comentarios de personas desconocidas que conversan en el estrecho espacio de una parada de autobús. La gente ha identificado claramente quienes son los culpables de la crisis, los grandes capitales, los bancos, los lobbys de poder, y los gobiernos débiles y sus dinámicas maniqueas de políticas partidistas…Esto es lo que repiten muchos una y otra vez…Están tan desencantados que los políticos ya no les inspiran confianza, aunque reconocen que algunos lo hacen bien.

Me bajo en una parada próxima a un banco y entro. Las personas que están esperando el turno…con una entonación de indignación, se quejan desesperanzadas contra unos gobiernos incapaces de ofrecer soluciones distintas, más allá de los recortes o de apretar a la gente en sus rentas básicas. Casi no pueden pagar la hipoteca y muchos están en fase de desahucio…Se han quedado sin trabajo y los ingresos mínimos no les llegan para hacer frente a sus obligaciones fiscales. La gente quiere salir adelante y asumir sus deudas, pero no pueden, nadie les da otras opciones, nadie les da crédito….

Tengo el estomago revuelto, comienzo a sentirme mal, posiblemente afectada, “tocada” por una energía negativa, han sido demasiados “inputs” de desarraigo, así que decido comer algo y entro en una panadería para comprarme un dulce.....Un grupo de mujeres hablan con la dependienta. No hay ninguna que no cuente una historia de dificultades, de un pariente cercano al que le van mal las cosas. La baja pensión de los personas jubiladas, el cuñado que se ha quedado en paro, la hija a la que ahora tiene en su casa porqué no puede pagar el alquiler de su apartamento, pues también está en paro, la viuda que no puede cobrar la pensión de su marido habiéndose pasado cuarenta años realizando tareas de servicio doméstico como ama de casa, y es que claro, eso no cotiza…y así una lista desoladora de experiencias.

Continúo mi camino, ahora voy en dirección hacia la universidad, he contactado con una activista, Cristina, comeremos juntas mientras me cuente como le va en el sindicato de estudiantes. Hablamos en la cafetería de la facultad en la que estudia. Me comenta que los estudiantes se están movilizando en todas partes del país, los recortes en educación son descomunales, los y las jóvenes están rabiosos. Han tomado contacto con otros jovenes parisinos y londinenses y comparten una idea todos, para ellos la crisis aún es peor... Los que buscan “curro” apenas encuentran y los que hay, son en unas condiciones pésimas. Cristina, se queja de las expectativas profesionales que se generan y luego no hay una consonancia con las ofertas de empelo en los sectores punta. Ella es operadora audiovisual, y por lo que me cuenta, lo tiene bastante crudo para encontrar un buen trabajo. ¡Jo!- Me dice, y luego me pregunta…-¿Qué querrá decir exactamente hoy encontrar trabajo seguro y solvente? Le confieso que no tengo la respuesta a esa pregunta, pero seguimos conversando.

Me cuenta que estuvo en las movilizaciones de los jóvenes de Madrid y que la gente está super cabreada. “Nos hemos dejado la piel estudiando para poder vivir en mejores condiciones que nuestros padres y ahora, eso se ha evaporado, se ha esfumado como por arte de magia, nadie tiene claro su futuro y todo está mal pensado” Me cita algunos ejemplos: La mercantilización de la Educación Pública, La reforma Laboral, la Reforma del sistema de pensiones….Y finalmente, me revela un pensamiento íntimo. “Yo a la que pueda me largo de aquí y me voy a trabajar fuera de España…esto comienza a hacer aguas… “  La verdad es que la conversación con Cristina aún me deja más descolocada. Quizás ya muchos jóvenes estén pensando en este mismo horizonte. Me pregunto:- ¿Y si perdemos el talento de los jóvenes de aquí? ¿Perderemos el impulso de la innovación y la creatividad? ¿Cómo la sustituiremos? ¿Con otros jóvenes que vengan de fuera para trabajar en peores condiciones? ¿Estas son las reglas del juego?

Cristina me asegura que conoce gente que están haciendo propuestas nuevas en los movimientos altermundistas y que son reales, aplicables, y no entiende como habiendo modelos alternativos, no sé trabaja en ellos para crear nuevos horizontes.Se pregunta para sí esta vez..-¿Será que no se quiere? ¿Será que la política ahora es aún más prisionera de la economía y que los gobiernos están totalmente avocados y a merced de las decisiones de los mercados que ya no tienen personalidad política propia para tomar decisiones...? Ya no existe un "arbitraje" que marque las diferencias, luego entonces, ¿Quién protegerá nuestros derechos, nuestros intereses como sociedad, como colectividad...? No hay respuesta, sólo un silencio vacío. El tiempo se nos echa encima y tengo que despedirme de ella, la conversación ha sido dura, pero esencial para comprender muchas cosas. 

Son las cinco de la tarde, he quedado a tomar café con cuatro mujeres profesionales de diferentes ámbitos, todas con una preparación excelente. En nuestro encuentro que dura algo más de una hora, hablamos de todo, de los errores cometidos en las políticas económicas de los estados más desarrollados, de la falta de liderazgo político de los partidos progresistas para presentar un modelo alternativo al neoliberal, de cómo abordan los gobiernos de Estaña y Cataluña la crisis a través de las medidas de ajuste basadas principalmente en los recortes…o del cambio climático que parce pasar inadvertido, pero que está haciendo estragos en las economías rurales y que ya se comienzan a denotar en las cooperativas… y de otros temas de interés. Ellas no sufren la crisis de igual modo. Me cuentan que aún se pueden ir de vacaciones en semana santa….Pero son plenamente conscientes de que tarde o temprano, si esto continúa así, acabaran por tener problemas como los tiene mucha gente humilde y están enormemente preocupadas.

Me explican que algunas han realizado contactos con cargos públicos de las diferentes administraciones para hacerles llegar informes y propuestas en la dirección de marcar líneas distintas para paliar las consecuencias de la crisis. Sus propuestas desarrollan otras medidas menos agresivas para “el bolsillo” de la gente con una mayor implicación del sector empresarial,  la banca y los porpios gobienros en sus disntintos niveles institucionales, pero al parecer esas recomendaciones se han quedado olvidadas en un cajón. Me comentan disgustadas que si los profesionales independientes quieren ayudar y aportar otras soluciones, pero nadie les toma en cuenta… ¿Cómo demonios se van a encontrar nuevas formulas para combatir la crisis, si los gobiernos ya han demostrado que no las tienen o que no son las más adecuadas…? Tema complejo este, sí, pero no imposible. Sus expresiones faciales son algo distintas a las del resto de personas con las que me he topado hoy, pero su concienca de grupo me tranquiliza. Ellas forman parte de una clase ciertamente privilegiada, pero responsable que quiere ayudar y estan dispuestas a corresponsabilizarse, por tanto es seguro que deben haber más personas como ellas, pequeños, medianos empresarios/as, profesionales independientes, comerciantes y/ directivos/as de empresas comprometidos para trabajar por  un cambio de modelo. Queda claro que el actual ya no sirve. Si tenía alguna duda, hoy se ha disipado, el día es claro, y las respuestas a mis interrogantes también.

Me despido de ellas, son algo más de las seis y finalizo mi ruta de exploración, no he tomado imágenes, ni he gravado sus testimonios, no era esa la intención. Yo, en primera persona quería comprobarlo, sólo así se puede comprender de verdad lo que está pasando. Y hoy he querido compartirlo con vosotros. Espero que haya servido para captar, percibir una realidad que está ahí fuera y a la que no podemos darle la espalda.Es el espíritu de nuestro tiempo o al menos, una parte de él, cada vez más amplia, desgraciadamente.