Aquí i ara només lletres...

diumenge, 20 de març de 2011

Leyendas urbanas….una receta contra la melancolía

No más nostalgia, ni más melancolía, y ni mucho menos, abstinencia o ausencia. Nada de eso….

Ayer conocí el significado de estar profundamente triste, sin ánimo, pensando que cualquier momento pasado fue mejor….como apátic@, en el peor de los casos escéptic@, incrédul@. Un amig@ solitario al que hace tiempo vengo observando….me puso en antecedentes sobre esta mancha humana que merece hoy unas notas, por si pueden ayudar en algo para salir de ese abismo y vivir …y nuevamente sentir.

Para los que llevan demasiado tiempo sol@s, ya está bien. La soledad llama siempre a la tristeza y juntas son demasiado…Ahora hay que abrirse a la vida, despojarse de ciertos recuerdos que nos puedan paralizar…hay que seguir, hay que dar paso a otro ciclo, una nueva etapa, para vivir otras experiencias. Nunca nada es igual, pues claro, pero todas las cosas que nos ocurren incluidas las que no son buenas, tienen una razón des ser, si sabemos descifrarla. No sé quien dijo que la suerte no existe, la construye cada un@ cuando va en su busca…

Recuerda siempre que la vida es lo importante… lo demás es un pasatiempo… El auténtico sentido de nuestra existencia es el hecho de estar vivos y qué hacemos durante ese tiempo de vida. Pero qué hacemos, en el sentido de ser, y no de acumular…. Te has parado a pensar en el ecuador de la vida ¿Quien eres? ¿Qué has hecho con tu vida?,  o ¿Por qué ahora te dejas invadir por la nostalgia, la melancolía o la apatía?

Mi receta consta de cuatro ingredientes, todo tiene su sentido (como los cuatro elementos, aire, tierra, agua y fuego)

Aire: Ábrete al mundo, a sus gentes, déjate acariciar por la frescura de una brisa atrevida…Siente como el viento entra por todos los poros de tu piel y lo remueve todo ahí dentro, abre las ventanas de tu imaginación, deja que tus pensamientos fluyan, echen a volar libres, sin prejuicios…

Tierra: Pon los pies en el suelo cuando toque para ser consciente de tu realidad con esa objetividad que tienes. Traza una nueva ruta por la que andar, búscate alguien que te acompañe en ese nuevo camino, y si ya lo has pensado…díselo, no te esperes a que vaya a tu encuentro. Busca un lugar en el que echar raíces si quieres asentarte y sino, sigue viajando por los parajes del planeta. Aprende a comprender la naturaleza de la gente, su materia prima y explora, explora…

Agua: Bebe de nuevas fuentes de conocimiento, el agua oxigena, renueva las energías, bucea en sus profundidades y descúbrete de nuevo. Se más transparente, muéstrate tal como eres y no tengas miedo a hundirte, si sabes nadar, al final siempre saldrás a flote, es como ir en bici, nunca se olvida del todo. Adéntrate en ese mar que tanto miedo te da y navega por el con soltura, sólo son millones de millones de gotas de agua juntas…

Fuego: Fortalece tus defensas, busca compañía, y  si ya la tienes dale lo mejor de ti, ilumina tu existencia. No te prives del mayor antídoto contra la melancolía, un buen abrazo, un amor sincero, el tacto de unos besos apasionados, sentir el calor de la vida. Todo en exceso es peligroso, pero el fuego nos hizo evolucionar en la historia de nuestra civilización…Dicen que el saberse amada te hace más fuerte…

La receta es saber combinar en su justa medida estos cuatro elementos. Cada uno hará el guiso a su gusto, pero el secreto está en hacerlo convencido de que te saldrá un manjar exquisito, compartirlo y saber que cada día puede ser distinto, especial, diferente, único.

Expulsa tu melancolía y comienza a vivir, porqué tú lo vales….!!