Aquí i ara només lletres...

dijous, 3 de març de 2011

Cisne blanco, cisne negro

El cine continúa retratando a las mujeres en esa estereotipada ambivalencia de la buena y la mala.  


Ni que fuera una guerra interior entre María y Eva. Maria, “la buena”, la dulce, la entregada a las causas perdidas, al lado de los que más lo necesitan, sumisa, servicial, infatigable...pero replegada sobre sí misma.  I  Eva, “la mala”, la irreverente, la liberal, la que experimenta sin complejos y se abre al mundo con pasión y ambición...la independiente que no necesita de nadie para ser ella misma.... En estos tiempos que corren de liquidez mental, ya no tienen sentido estos parámetros de lo bueno y lo malo.

Supongo que ese prisma distorsionado, sólo cambiará cuando sean otras las miradas que dirijan las películas, decidan sobre que proyectos se premian y qué críticas se realizan.

El cine es un buen reflejo de nuestra sociedad, a veces nos muestra lo que se esconde debajo del felpudo, a veces, nos pretende convencer de una realidad que no existe, y otras, las salvables, esas excepcionalidades... nos abre los ojos y nos muestra una verdad incomoda, pero tan real y apasionante que es imposible resistirse y al final, compramos la entrada y nos sentamos en la butaca con la esperanza de que nos sorprendan.

Pero l@s espectador@s ahora son exigentes, más que antes, hay más información, hay más capacidad de contraste, hay más conversación on/off y claro...la oferta ha de ser variada y de calidad... ya no sirve cualquier cosa, siempre se quiere más...porqué siempre hay que ir a más, ese es nuestro sino, la insaciabilidad espiritual,  se entiende, la que nos es materialista ¿De qué otra forma podríamos evolucionar?

En este binomio secuencial de 60m aparece con fuerza otra idea, la perversión. ¿Hasta qué punto, cuando deseamos algo con fuerza, algo que nos provoca llegar a ser las mejores, en este caso..., nos pervertimos para alcanzar ese sueño? Fascinante el desarrollo de ese viaje, daría para un tesis doctoral sobre la conducta humana en los procesos de desarrollo profesional. ¿Quien no se ha pervertido así misma alguna vez para conseguir ese meta, ese objetivo? No hablo de lo físico, hay tantas otras formas...

La película Cisne Negro nos provoca a la reflexión, no sé si este era el propósito de su director, hombre, mirada masculina... Pero desde luego, a las que intentamos cada día ver las cosas desde otra perspectiva, nos ha dado que pensar. Todo depende como diría Lacan, del estado desde el que se mire...Yo me lo he mirado desde un estado de escepticismo activo, esto es, estoy dispuesta a aceptar otros interpretaciones, otras miradas, y comprender, quiero comprender mejor...pero parte de una posición de cuestionamiento.

Os invito a reflexionar con Cisne Negro, tal vez os sugiera, os evoque la esencia de vuestra propia ambivalencia. Y es que la naturaleza humana no es un molde...cada vida es única, y en si, una corriente sumergida en constante movimiento....no impidas que deje de fluir, no tengas miedo a descubrir tu cisne negro, no es como lo pintan...y seguro que te acaba complementando ese otro estado que te hace falta para ser más tú y menos, lo que desde fuera pretenden otros que seas.




Cisne Negro Trailer Español
Cargado por ent18. - Programas de ayer por la noche y clásicos de TV, online.