Aquí i ara només lletres...

divendres, 4 de febrer de 2011

Marcada por la vida.

La vida me ha marcado en lo bueno y en lo malo, esos son los dos extremos, las puntas que tiran de un lado y de otro. Y yo soy lo que está en medio, un poco de todo.

La vida me ha ensañado más que cualquier libro de texto, que cualquier descarga open…Sentir es conocer, captamos constantemente lo que no tiene cuerpo de letra y sin embargo nos habla.

La vida es el motor de todo, activa las defensas, pone a punto la maquinaria para comenzar el día y entonces, comienzas a pensar, caminas, te mueves, sonríes, te enfadas y sientes el mundo con todos los poros de tu cuerpo, está en ti.

¡Ay! La vida. ¡Que gran maestra que es! Todo te lo muestra ante tus ojos sin que apenas te des cuenta. Parece invitarte a participar en su tablero de ajedrez en el que mueve y mueve y mueve… y nunca se acaba la partida. Ella siempre estudia cada jugada y no deja nada al azar, pero en su universo en realidad, no cabe el mate, aunque te pone en muchas ocasiones en jaque, como para analizar tus reacciones. Es extraordinariamente sabia. ¿A alguien más se lo parece?

La vida es fascinante, es como una abstracción a lo Kandinsky…nunca sabes hasta que punto lo que ves es del todo real, pero no puedes dejar de mirarla de frente. Se camufla con disfraces de tantas formas posibles que te atrae simplemente por su naturaleza mutante. Ese es su encanto, su ambigüedad calculada, su definición en términos absolutos para unas cosas y para otras, la diversidad inabarcable de todas sus caras, como escamas en la piel.

La vida es también esa marca humana que todos llevamos muy dentro, está forjada por un millón de recuerdos, miles de instantes vividos, historias sucedidas, sentimientos a flor de piel que siempre estarán ahí. Emociona pensar en ello ¿verdad?

Pues ella es lo más valioso que tenemos, no voy a renunciar ni a su talento, ni a su singularidad, ni a todo lo que aún no sé de su extraña forma de ser. Tal vez, debería hacerme su amiga… para conocerla mejor y poco a poco, adentrarme en su mundo y así algún día la llegue a comprender bien. Es todo un reto, puede que me lleve todo mi tiempo, pero esa es una elección muy íntima y personal.

Marcada por la vida.