Aquí i ara només lletres...

diumenge, 27 de febrer de 2011

Historias urbanas….sobre la timidez

Tengo un amigo, Martín. Es un encanto, guapo como un cupido, un tipo inteligente, trabajador, responsable, serio….lo que se dice un buen partido...Algunas de mis amigas dicen de él que es un “ángel terapéutico”.

El otro día me vino a ver. Estaba tremendamente preocupado. Hablamos y me explicó que estaba colado por una chica de su trabajo. Nunca antes le había dado tan fuerte y menos, por alguien vinculado a su entorno laboral. Mientras hablaba sobre las virtudes de su chica, Laura, sus ojos brillaban como dos lunas llenas, comprendí en seguida que estaba realmente enamorado. Pero había un pequeño problema, él, que es un don de gentes, empático, hombre sensible y de buenas maneras… no sabía como llegar hasta ella. Al parecer, Laura,  es muy tímida y él al ver que ella es tan comedida, se corta y no sabe como tratarla, total que se convierten en dos perfectos tímidos cuando están juntos y, claro la cosa no avanza…

Le pregunté a Martín, si estaba seguro de que a Laura le gustaba, es decir, si ella sentía lo mismo que él. Lo vi. bastante convencido en su respuesta que fue afirmativa, así que partiendo de esta base, me ofrecí a ayudar en todo lo que estuviera en mi mano. Yo no es que sea una experta, pero bueno, para eso están las amigas, ¿no? Le pedí que me dejara un par de días para reflexionar sobre ello y después de hacer algunas consultas le llamaría para ver qué podíamos hacer.

Yo eche mano de mis recursos, una amplia agenda de contactos, personas a las que conozco que son profesionales de diferentes ámbitos, y le pedí auxilio a Travis, una de mis mejores amigas. Es una terapeuta argentina experta en este tipo de dificultades, llamémoslo así…Su recomendación fue que ambos debían abordar con valor sus sentimientos y aproximarse sin más, ser sinceros y hablar con claridad cuanto antes mejor. Estas cosas hay que afrontarlas y no dejarlas pasar, porque se corre el riesgo de que al final no se supere la timidez y esto erosiona la relación.

Me puso un ejemplo. Me dijo que los seres humanos somos de una naturaleza que cuando deseamos algo con intensidad siempre hacemos todo lo posible para conseguirlo, consciente o inconscientemente. Lo hacemos en nuestros retos profesionales, en las cosas materiales que queremos conseguir….y del mismo modo, hay que hacerlo en nuestras relaciones sentimentales. No es fácil, pero no hay otra solución, esto no se arregla con un fármaco…ni hay un único protocolo….

Las personas son muy distintas, aunque normalmente la timidez está relacionada con la inseguridad en un@ mism@, la desconfianza, el miedo al rechazo, el pavor a no estar a la altura, o algún que otro conflicto interior, quizás como consecuencia de algún complejo seguramente exagerado…Los que son tímidos /as deben pensar en ello. Travis les recomienda a sus pacientes que hagan una lista de cosas sobre lo que creen les hace sentir timidez y vergüenza y que piensen si realmente son tan importantes como para provocarles esa actitud de inhibición o de bloqueo conductual en el que a veces se instalan… Seguramente encontraran las respuestas que están evitando afrontar....

Bien, después de estas indicaciones, se me ocurrió que podría recomendarle a Martín, ya que él era el menos tímido de la pareja…que iniciara los pasos para acercarse a ella, y que contra todo pronóstico, se lanzase de forma sensible y allanando mucho el terreno para que ella se encontrase más cómoda y así, pudieran tener una conversación en unos cauces normales de entendimiento.

Uno de los dos debía dar el primer paso, acercarse y estaba claro que ella no lo iba a hacer. Lo más curioso del asunto es que Laura, según como la definió Martín, es una joven, responsable, rigurosa, brillante, una ejecutiva de carrera de excelente formación, muy eficaz y con unos resultados que son la envidia del equipo, además de ser una chica muy atractiva y visiblemente sensible, me dijo que siempre sonreía y que esto le desconcertaba, pues parecía alegre, pero luego cuando él se le acercaba para saludarla….como que no sabía qué decirle…Parece que las aptitudes no se ponen al servicio de estas causas...

Pero ahora la gran pregunta era, cuándo y dónde. Martín me comentó que en breve participaban en un Workshop de esos de su trabajo, durante el fin de semana y que lo intentaría para entonces. Yo le animé con aplomo y tesón, le dije que pasara lo que pasa no se echase atrás y que aunque ella le pusiera una cara seria, se acercase y le hablase, porque me daba la impresión de que en el fondo era lo que estaba esperando... Y es que pensando, pensando ¿Cómo no iba una chica como ella a desear que un chico como él se le acercase…? Estaban hechos el uno para el otro, pero la timidez es un factor que se debe salvar.

Reflexión final, parece mentira que dos personas inteligentes, formadas y que se gustan... en un momento dado se colapsen por cuestiones tan simples como ser vergonzos@s, tímid@s y si no encuentran las herramientas para combatir este estado, pueden incluso echar a peder su relación. ¡Nada de eso!….


Mensaje para los /las que sois tímid@s. ¡Hay que lanzarse!. ¡Haced vuestra lista si hace falta! Pero enfrentaros al amor, seguro que al final la recompensa es satisfactoria. Además, pensad sobre ¿Qué es más importante en la vida, el dinero, la posición, salvar al mundo....? 


Cuando aparece alguien que intuitivamente sabéis que es bueno/a para vosotr@s no le dejéis escapar, armaros de valor y dad los pasos para conocerle, puede que se trate de vuestra media naranja. ¡Ánimos!. t.e.


votar