Aquí i ara només lletres...

diumenge, 7 de febrer de 2010

Atrapadas en el Velo



El Gobierno Francés ha decidido prohibir totalmente el uso del velo (burka o niqab) por parte de las mujeres en espacios públicos como universidades, escuelas, centros de salud, e instituciones de todo tipo. La idea es reducir el uso del "velo islámico" a la vida privada.


Más allá de entrar en el oportunismo de la decisión ahora, precisamente en estos momentos de tanta agitación social, no obstante sí quisiera hacer una reflexión sobre cuánto hay de "dominación" y abuso de poder en el uso del burka o del niqab como medida de sumisión de las mujeres a un régimen patriarcal y misógeno. Esta es para mi la verdadera esencia del problema "social/político", pues la imagen pública que se proyecta cuando las mujeres se pasean por la calle tapadas hasta lo dientes y sus esposos, padres, hijos o hermanos, primos, amigos....campan a su aire con total libertad con la ropa que quieren. Esa es una imagen que simboliza una desigualdad y repercute directamente en la imagen de la mujer islámica, por decirlo a groso modo. Es absurdo y hasta hiere a nuestra inteligencia emocional pensar que el uso del velo es sólo una cuestión cultural o religiosa.
Se trata pues, de una represión pública en toda regla de la imagen de la mujer que nada tiene que ver con el respeto a las tradiciones, como algunos fundamentalistas aseguran, sino con una atávica y retorcida misoginia transmitida de generación en generación hasta convertirla en norma de vida, hasta conseguir "atrapar" a las mujeres en esa imagen de sí mismas.
"Sin igualdad de derechos no existe libertad"... diría la filósofa Amalia Varcárcel. Libertad para ser, para decidir, para desprenderse de los lastres del pasado, un pasado que lleva demasiado tiempo imponiendo unas normas injustas, e irracionales si tomamos en cuenta la Carta de Derechos Humanos y no la de ninguna interpretación de ningún libro "sagrado" que situe a las mujeres en ujna posición inferiro o desigual a la de los hombres en libertades individuales y en igualdad de derechos.
Apelando a los derechos humanos para todos los pueblos y culturas del planeta, para toda@s las person@s como diria Remei Margarit (psicóloga y escritora) "Las costumbres o tradiciones, sean de la naturaleza histórica que sean que vayan en contra de estos derechos fundamentales de las personas, deben ser erradicadas porque tan sólo son subrefugios para categorizar a las personas y así suspender la igualdad"



Si las mujeres islámicas pudieran tomar ellas la palabra en plena libertad, seguro que una inmensa mayoría opinarían que no quieren llevar más ningún velo o prenda de vestir que las relegue al anonimato, a la sombra de los hombres. y si alguien quiere hacer la prueba que se haga una consulta popular en la que sólo puedan participar las mujeres, pues son las principales afectadas y verían los resultados....

1 comentari:

KOSKA Y FREIXA ha dit...

Cada vegada que la nostra societat aceptada una dona subyugada a l'espai públic amb un vel, burka, etc.. es un obús llençat contra la igualtat entre dones i homes